miércoles, 30 de julio de 2014

Los ecos de un bastión “Lisardo”; Puerto de San Lorenzo

Cuando los secos pastos charros destellaban amarillo pálido tras haber sido sometidos a fotones de fulminantes rayos de sol del verano castellano, arribamos a la finca “Puerto de la Calderilla” (Tamames, Salamanca). Puerto y gentes asentadas en dicho lugar desde aproximadamente 1840, consecuentes del largo proceso histórico, económico y social conocido como la Desamortización de Mendizábal.




Nos recibe siempre amabilísimo José Juan Fraile, ganadero en quien recae, junto a sus hermanos, el legado de su padre, Don Lorenzo Fraile.



Comenzamos el repaso, precisamente con uno de los lotes de vacas del segundo hierro de la casa, La Ventana del Puerto, de procedencia Carlos Charro – Aldeanueva, sobre la cual se ha añadido posteriormente ganado de Monte La Ermita.






Sin embargo, mentar a El Puerto de San Lorenzo, es nombrar también a buques insignia de la estirpe Tamarón – Conde de la Corte, como fueran Atanasio Fernández y Lisardo Sánchez.

Los cimientos de la divisa fueron “condesos”, con ganado procedente de Infante de la Cámara, del cual aún queda reducto.

-“A la base de Infante de la Cámara se le añaden en 1977 reses procedentes de Lisardo Sánchez, y en 1988 añojas y eralas de Atanasio Fernández. Actualmente podemos asegurar que es una ganadería fijada en el fenotipo y genotipo de la matriz Atanasio – Lisardo, pese a que lo de Infante de la Cámara siga estando presente en menor proporción”.






Tras el éxito del pasado San Isidro en la primera plaza del mundo, era imposible no sacar en conversación a “Cartuchero” – 109, -“hijo de “Manzanillo” – 27, la verdad es que fue una tarde para sentirse orgulloso del trabajo y dedicación que uno pone en ellos”. Cuenta el ganadero.


En uno de los cercados adyacentes a la plaza de tientas encontramos toros de imponente trapío, y de ambos hierros. Generosas arboladuras y reburdeos al viento cuyo eco nos hace saber y tener muy presente el paraje bravo en el cual nos encontramos.








Mención aparte merece el mayoral de la ganadería, Ney, también experimentado picador en la cuadrilla de Eduardo Gallo. Hombre cuya dedicación permite el día a día en El Puerto. A caballo, su silueta recortada en el horizonte se hace más que imprescindible.



¿Próximos compromisos? –“Tras Santander, vendrá Gijón, Arles, un toro para el desafío ganadero de Salamanca, y una última corrida en la feria de Otoño de Madrid”.


Toros de muy buena hechura, armónicos y reunidos, nos aguardaban en un último cercado, donde conviven ajenos a su protagonismo en citas anteriormente reseñadas. Nos llama especialmente la tención un 116 de pelo carbonero, muy típico en el encaste, el cual recordábamos de utrero en una de nuestras visitas anteriores.






La casa solariega alberga numerosos premios, entre otros, Toro de Oro 2006 “Carretillo”, Toro de Oro 2009 “Cantillano”, y Toro de Oro 2012 “Carcelero”.


Allí nos despedimos y agradecemos la simpatía y el trato que nos dispensó José Juan Fraile, acompañado de su padre y sus hermanas, que por supuesto, contribuyen en el devenir de la ganadería esperanzadas en la consecución de próximos éxitos que ayuden a enaltecer la importancia y el sacrificio que conlleva la crianza del toro de lidia.

Ecos del Puerto, mensajes de bravura; donde se ve, se escucha y se siente que el toro es nuestro bastión.




Jorge Rodríguez Rodríguez