miércoles, 5 de febrero de 2014

Origen y Raíz; Alipio Pérez-Tabernero

Mañana cruda en la capital del Tormes, en una cafetería adyacente a la iglesia de Dominicos nos entrevistamos con don Alipio Pérez-Tabernero Martín; cuarta generación de ganaderos, tercer Alipio en el árbol genealógico de la afamada familia. Agua, nieve y viento. Mal día para nacer, si lo elijes siendo becerro. Si madre fueras, tampoco lo hagas para alumbrar.

Es pues, don Alipio un ganadero de cuna, de los de verdad, de los de toda la vida. ¿Los toros de su casa “gracilianos”? Simplemente, Santa Colomas. 

-“Todo el mundo tiende a decir que nuestra ganadería venía de lo de Graciliano. Cierto es que mi abuelo le compra el ganado a su hermano, pero tan solo llevaba en su casa cuatro o cinco años cuando se produjo la adquisición, corto periodo de tiempo como para fijar caracteres propios en sus reses. Es más, a mi casa llegan las vacas, en su mayoría, con el hierro del Conde de Santa Coloma, no con el de Graciliano. Yo prefiero decir que lo de Graciliano siempre ha sido Graciliano, y lo de Alipio siempre ha sido Alipio”.




Nos remontamos, al menos, un siglo atrás. Graciliano Pérez-Tabernero, adquiere una vacada procedente del Conde de Santa Coloma, también dos sementales: “Mesonero” y “Cristalino”.  

-“Más tarde o más temprano todos se dieron cuenta de que había que cambiar, de que el producto de la cruza Miura-Veragua (que llevaba mi bisabuelo Fernando por aquellos entonces)  parecía comerse a los hombres, no casaba con el concepto de tauromaquia de la época, la cual inició su progreso hacia nuestros días”.

“Mesonero”, de línea ibarreña, y marcado a fuego con el hierro del Conde de Santa Coloma, sería quien dejara huella imborrable dentro de la ganadería de don Graciliano Pérez-Tabernero. Así nos lo transmitió su nieto, en aquella tertulia en la cual tuvimos el placer de participar en Vecinos no hace mucho tiempo.

Por el contrario, “Cristalino”, de línea saltillo, estaba herrado con la “A” coronada del Marqués de Albaserrada, y tiene su explicación. Por aquellos entonces los dos hermanos (el Conde de Santa Coloma y el Marqués de Albaserrada) se intercambiaban ganado a través de sucesivas compras y ventas. “Cristalino”, oriundo de la vacada del Marqués de Albaserrada y marcado con el mismo hierro, pertenecía en propiedad al Conde de Santa Coloma fruto de uno de esos intercambios en el momento en el cual don Graciliano lo adquirió.

Muy pocos años después, como hemos apuntado anteriormente, don Alipio Pérez-Tabernero le compra reses a su hermano Graciliano, aún con el hierro del Conde. Entre ellas, una vaca de excelente nota y excelentes productos que maravillan al ganadero. Llegados a este punto, es cuando decide remontarse a la línea progenitora de la mencionada vaca para buscar semental. Finalmente lo encuentra hacia el año 1930 aproximadamente, “Hornero” herrado con el Nº 17 y hermano de madre de la res anteriormente citada cimentaría la base de la ganadería de don Alipio. Padre de más de mil crías y de numerosos toros de vuelta al ruedo, según nos cuenta Alipio Pérez-Tabernero.

-“Hubo otros grandes sementales, “Noguero”, “Tinajerillo”, pero ninguno como “Hornero”. Él nos hizo la ganadería”.












Nuestro entrevistado, se reconoce amigo íntimo del malogrado maestro Julio Robles, habiendo vivido múltiples anécdotas e historias junto a él. –“Julio para mí era más que un amigo, era como un hermano. Recuerdo que me pidió que lo apoderase y yo me negué. Me daba miedo perder la buena relación que nos unía por culpa de temas profesionales”.

No es Alipio Pérez-Tabernero persona que se identifique demasiado con los porcentajes entre Ibarra y Saltillo, en este caso refiriéndose a lo que siempre tuvo en su casa durante décadas.  –“Creo que cada ganadero tira de una línea u otra en función de lo que busca. Para mí no hay porcentajes, es más necesario tener bien asentados los criterios de selección y aplicarlos”. –“Lo de Ibarra, por ejemplo, tiende a llevar la cara más al natural, a media altura, y tener más recorrido en la embestida. Lo de Saltillo, sin embargo, es una embestida más cortita pero de mayor humillación. Incluso dentro del propio Saltillo hay distinciones; lo de Albaserrada humilla muchísimo, pero el Santa Coloma que está en Saltillo no lo hace tanto”.



Importantísimo para él el comportamiento de los toros en la dehesa, nunca el más “fanfarrón” en el campo será el más bravo en la lidia, todo lo contrario. Nos llamó la atención la curiosa forma que tiene el ganadero de probar la fijeza del animal. –“Os parecerá una bobada, pero yo observo el movimiento de sus orejas. Si las mueve, es que está distraído, pensando de todo menos en lo que tiene que pensar, que es acometer ante el cite. Sin embargo, si permanece con ellas inmóviles su grado de fijeza es supremo”. De igual manera nos relata lo siguiente: -“En mi casa jamás se le daba al toro un garrochazo de cara y en el morrillo, y si algún vaquero lo hacía, la bronca era monumental. ¿Por qué? Porque el toro de Santa Coloma es el más listo, el de mayor memoria, y en cuanto volviese a ver los palos por encima del testuz tendería a echar la cara arriba, como por ejemplo en el momento del embroque de un par de banderillas”. Curiosa y fascinante la sabiduría de los ganaderos de Salamanca.

Anécdotas curiosas las que vivía su abuelo con el maestro S.M. “El Viti”, con el cual compartía una gran amistad. –“Nunca oirías malas palabras de “El Viti” dirigidas hacia otro torero. En los tentaderos a los cuales acudían aquellos que andaban empezando, de vez en cuando le preguntaban: - Santiago, ¿qué te está pareciendo el chaval? 

Y Santiago respondía: - Buena gente, muy buena gente. 

Nunca le llegaron a preguntar el significado de su frase”. Ríe.

¿Volvería Alipio Pérez-Tabernero a tener ganadería? –“Ojalá. Si Dios me da salud y dinero por supuesto que sí. Yo, en esta vida, solo sé dedicarme en cuerpo y alma al toro”. Nos explica antes de afirmar que sería la ganadería de su pariente, Pilar Población del Castillo, la elegida para buscar nueva simiente, pues es aquella en la que se encuentra todo  lo que él demanda en un toro de lidia, y a la vez, se asemeja a lo que siempre tuvo en su casa durante décadas.



Aclaramos pasado y presente de la mencionada ganadería, Pilar Población. A finales de los años 30 del pasado siglo comenzó anunciándose en carteles como “Hoyo de la Gitana”, nombre extraído de la finca “Galleguillos”, en el término municipal de Vecinos, pues al parecer, existe cierta porción de terreno y cercados con este nombre, “Hoyo de la Gitana”. En la década de los 70 un toro de esta divisa hiere mortalmente al torero José Falcón, en la monumental de Barcelona. Tras el trágico suceso, Fernando Pérez-Tabernero Sánchez le cambia el nombre a la ganadería anunciándola con el de su esposa, Pilar Población del Castillo. 

Cuando los hijos de don Ignacio Pérez-Tabernero Sánchez heredan la vacada procedente de su padre, deciden llamar a sus parientes de Pilar Población para ver si pueden utilizar el nombre de “Hoyo de la Gitana” el cual se encontraba en desuso, y de este modo anunciarse en los carteles con el mismo. Recordemos que esta denominación es originaria del terreno donde precisamente los hijos de don Ignacio Pérez-Tabernero Sánchez (Ignacio, Joaquín y Fernando) tenían asentadas sus reses, en  la finca “Galleguillos”.

Agradecemos la explicación de don Alipio acerca del tema reseñado, al igual que la agradecimos en su día de boca de sus protagonistas, los actuales ganaderos de Hoyo de la Gitana en aquella tarde de esencia taurina en el Portón de la Huebra, en la que también compartimos mesa con don Juan Sánchez Fabrés y don Graciliano Pérez-Tabernero.

Nos relata don Alipio Pérez-Tabernero Martín acerca de la coexistencia de un segundo hierro que fundara su padre a nombre de su esposa y madre de nuestro entrevistado, María Lourdes Martín, de la familia de Carreros. Con él se marcaban a fuego reses de igual encaste y procedencia don Alipio Pérez-Tabernero. Los derechos del citado hierro pasan a nuestro protagonista y será cuando herede la vacada insignia de su padre cuando traspase reses y sementales del hierro de María Lourdes al de Alipio Pérez- Tabernero. Más tarde incorpora reses procedentes de Atanasio Fernández en la divisa que llevara el nombre de su madre.

Poseedores de tres fincas, la de Matilla, Arevalillo, y la que fuera propiedad de don Paco Coquilla, nos explica: -“La finca de Coquilla de pastos más finos, aunque estuviera a mayor altitud y la temperatura fuera menor, la dedicábamos a las vacas y crías. Los toros en Matilla, donde está la casa, y en Arevalillo solíamos tener las corridas más tempranas, propiciaba que los toros llevaran el pelo más lustroso a los primeros compromisos de la temporada. Recuerdo un toro embarcado allí, de nombre “Grajito”, que acaparó premio en la feria de San Isidro”. Para él los pastos son fundamentales. –“La calidad y composición del pasto es esencial. Tanto para la morfología del toro, como para su comportamiento. No hay ninguna duda”.





Alipio Pérez-Tabernero Martín lleva perfectamente marcado en su mente el concepto de bravura que siempre se ha buscado en su casa. Huye de hacer pasar malos ratos a quienes se ponen delante, pero tampoco es partidario de la extrema dulzura y nobleza. Definiendo en una palabra la cualidad a transmitir al ganado “exigencia” sería la adecuada. 

Vemos en él la emoción cuando habla de lo que verdaderamente le llena, la sinceridad propia de la ingente verdad que es la tauromaquia, la bondad y honradez de quien se cría en el campo en comunión con la madre natura.




-“En días de tentadero, acabada la faena, viví de niño el recogimiento propio del estudio del comportamiento de lo que cada animal había dado de sí en su gran examen. Horas y horas de análisis y síntesis ante libros de notas, familias, reatas… después rezábamos el rosario, cenábamos y nos íbamos a la cama”.



Los sueños e ilusiones han de cumplirse, el futuro se construye remontándonos a la raíz y el origen de lo que cada uno de nosotros somos. Don Alipio es ejemplo de ello, y su reflexión nos alecciona en esto del toro, y en la vida.



Jorge Rodríguez Rodríguez

6 comentarios:

  1. Muy bonito e interesante
    un nieto de Nicolas Martin mayoral de Coquilla

    ResponderEliminar
  2. Me encanta verte, te conocí cuando eras un niño precioso

    ResponderEliminar
  3. INTERESANTE , FORMA DE VER DE LOS DUQUES Y MARQUESES Y TAMBIÉN CRIADORES DE TOROS BRAVOS .

    ResponderEliminar
  4. INTERESANTE , FORMA DE VER DE LOS DUQUES Y MARQUESES Y TAMBIÉN CRIADORES DE TOROS BRAVOS .

    ResponderEliminar